Saltar al contenido

Vapor de agua

El vapor de agua se forma a través de un proceso de evaporación. A diferencia de las nubes que son simplemente partículas de agua líquida suspendidas en el aire.

El vapor de agua es agua que pasa a estado gaseoso en vez de liquido. Se forma en un proceso de evaporación. A diferencia de las nubes que son simplemente partículas suspendidas de agua líquida en el aire

El vapor de agua en sí no se puede ver porque está en forma gaseosa.

A menudo el agua por debajo de su punto de ebullición. Cuando el agua se hierve, el agua se evapora mucho más rápido y produce vapor.

El vapor a menudo tiene gotas de agua, que es lo que se ve cuando el agua está hirviendo. Dado que tanto las gotas de agua como el vapor de agua están presentes, esto se denomina vapor húmedo (también llamado vapor húmedo).

A medida que la mezcla se calienta, las gotas de agua desaparecen y se convierte en vapor seco. Las centrales eléctricas utilizan vapor de agua en forma de vapor como fluido de trabajo para hacer funcionar sus turbinas y producir electricidad.

Vapor de agua atmosférico

En la atmósfera, el vapor de agua puede existir en cantidades mínimas o incluso constituir hasta un 4% de la atmósfera. Esta concentración depende en gran medida de dónde se miden los niveles de vapor de agua.

El valor del vapor de agua en la atmósfera es de 2-3%. En lugares áridos o fríos, la cantidad de vapor de agua en el aire es menor.

Incluso en un día claro, el vapor de agua existe en la atmósfera como un gas invisible, a diferencia de las nubes, que son gotas de agua líquida que se pueden ver. Si las condiciones son correctas, el vapor de agua en el aire puede acumularse en pequeñas partículas de polvo, sal o humo en el aire para formar pequeñas gotas.

Estas gotas aumentan gradualmente de tamaño y con el tiempo se convierten en varias formas de precipitación. Dado que el vapor de agua es tan prominente en la atmósfera y forma precipitaciones, el vapor de agua es un componente importante del ciclo hidrológico.

Cuando las áreas de retención de agua son calentadas por el Sol, parte del agua retenida se evapora y se convierte en vapor, alimentando el ciclo.

Además de ser creadas por la evaporación del agua, las plantas son capaces de producir vapor de agua a través de un proceso de transpiración.

La Combustión y el Agua

Cuando los hidrocarburos se queman, las reacciones químicas crean agua. Sin embargo, las altas temperaturas hacen que el agua esté en su forma gaseosa: vapor de agua.

Dado que el vapor de agua se libera cuando se queman hidrocarburos, el vapor de agua es un componente bastante grande de los gases de combustión liberados de las centrales eléctricas de carbón o de las centrales eléctricas de gas natural.

Sorprendentemente se libera una gran cantidad de agua cuando se quema carbón. Por ejemplo, cuando se quema carbón bituminoso se producen aproximadamente 0,4 kilogramos de agua por cada kilogramo de carbón quemado. Esto significa que se producen toneladas de agua por hora en una central eléctrica de carbón a gran escala.

Impactos Climáticos

El vapor de agua se mueve a través de la superficie de la Tierra, pasando por una variedad de áreas de almacenamiento. Es este ciclo el que moldea el clima de las diferentes regiones del mundo, proporcionando precipitaciones y sustentando la vida.

A city showing the effect of Climate Change

El vapor de agua es en realidad el gas de efecto invernadero más abundante en la atmósfera, y el más potente de todos los gases de efecto invernadero como resultado de su estructura química.

En el pasado ha habido un debate sobre la gravedad del impacto del vapor de agua en el calentamiento global, pero estudios recientes han confirmado que la amplificación que el vapor de agua tiene en el calor es lo suficientemente fuerte como para duplicar el calentamiento climático causado por el aumento de los niveles de CO2.

Como gas de efecto invernadero, el vapor de agua crea un ciclo de retroalimentación positiva para el calentamiento global. Esto significa que cuanto más caliente sea el mundo, más vapor de agua existirá en el aire a medida que aumenten las tasas de evaporación de los océanos, lagos y arroyos, ya que entonces hay más vapor de agua en el aire, el vapor de agua en sí mismo contribuye a un mayor calentamiento. Las actividades humanas no aumentan el contenido total de vapor de agua en la atmósfera, pero las actividades humanas pueden provocar la evaporación de más agua como resultado del aumento de la temperatura de la atmósfera. Así, el calentamiento antropogénico se ve reforzado por un mayor contenido de vapor de agua en la atmósfera.